martes, 9 de diciembre de 2008

A NINE DE CON TACONES Y A LO LOCO

a pasó una vez y ha vuelto a pasar, quiero decir que a veces ocurren cosas que aparentemente no tienen explicación, y esta es una de ellas, según estaba visitando el blog de Nine: con tacones y a lo loco, debe ser por que tuve una bajada de tensión o quizá a consecuencia de la depresión que padezco, el caso es que de pronto una de las fotos del blog empezó a transformarse, lo que en un momento era una foto en la que Nine nos presenta uno de sus distinguidos look.
Dios mío pero ¿qué me está ocurriendo?, me preocupa y al mismo tiempo siento algo de miedo pero la curiosidad era más fuerte así que sigo observando la escena a pesar de que pudiera arrepentirme de no apagar la pantalla en ese momento, también pensé que podía ser un virus, no de la gripe claro, el caso es que seguí observando armándome de valor todo hay que decirlo.
El cuadro que esta colgado a su izquierda empieza a transformarse, así como el techo de la habitación que esta cambiando de color y se empieza a apreciar como una mancha que poco a poco se transforma en unos trazos que nos recuerda al autorretrato de Leonardo Da Vinci y que guarda cierta similitud con aquello de las caras de Bélmez.



Veamos que es lo que está llamando la atención de Nine.
Observemos más de cerca lo que está viendo.
Es increíble pero si se trata de Nine, o quizá es la Gioconda.
Bueno analicemos la foto puede que haya un error, vayamos por partes, veamos en primer lugar los ojos.


No cabe duda son los ojos de Nine
¿Y su boca?.
También es su boca, y sus manos ¿serán las suyas?.



Yo diría que son sus manos, aunque quizás necesitemos un experto, pero cobran tanto que ni me lo planteo lo daré por bueno.
Ahora quizás nos pique la curiosidad y queramos saber la historia de este cuadro, ¿ Si?, bueno sólo un resumen, ¿Si?.Pues entonces erasé una vez...........

Una mañana de primeros de abril, dos atractivos jóvenes se presentaron en la casa Giocondo con un caballete de pintor, una tablita de madera de álamo, un puñado de pinceles y un gran surtido de botes de cerámica con los pigmentos finamente molidos y mezclados con aceite de linaza.
Dispusieron todo el instrumental bajo la galería y esperaron la llegada del maestro, que pronto se presentó luciendo la túnica bordada en oro de Cesare Borgia.
Dio su aprobación al material mientras se quitaba los guantes y luego despidió a los jóvenes.
Unos minutos después, Lisa entró en escena vistiendo con falda verde y un sueter negro que solía usar para ir a la oficina o para estar por casa.

Leonardo ejecutó su reverencia cortesana y procedió a ajustar su pose, en medio deuna elegante chachara.

Para ello tuvo que fruncir las cejas, guiñar los ojos, situarse en uno y otro ángulo.
Por fin se declaró satisfecho. Se dirigió a su caballete, sacó unos lentes con montura de hierro de una cartera de cuero, se los colocó sobre la nariz ganchuda y comenzó a mirar a su modelo por encima de los cristales. Así permaneció inmóvil unos instantes, con un lápiz de carbón en la mano izquierda.
Estaba a punto de comenzar a dibujar cuando Lisa soltó un grito:
— Un momento!
Con rápidos gestos, se quitó los anillos de los dedos, retiró los peines de marfil que sostenían su elaborado peinado, apartó los rizos postizos que le colgaban sobre las orejas. Sacudió la cabeza y dejó que la cabellera se le desparramara sobre los hombros.
—Mi pariente nunca me vio con el cabello recogido ni con anillos en los dedos —explicó—. Deseo tener un aspecto lo mas parecido posible a cuando me conoció, de lo contrario tal vez no me reconocería.
De inmediato recuperó su pose y comenzaron las sesiones.
Leonardo había prometido tener terminado el retrato a finales de junio, antes de que ella partiera a Settignano. Tenía el firme propósito de cumplir su palabra y esa primavera de 1503 trabajó asiduamente.
Poco a poco, la impaciencia de Lisa por su afectación, su amaneramiento, su lenguaje pretencioso pero incorrecto, fue desvaneciéndose ante la prueba de su inmenso talento. En verdad era un pintor de primera línea, comenzó a pensar ella.
Cuando el tiempo se hizo más cálido, Lisa adoptó la costumbre de hacerse servir refrescos." Interrumpían un momento las sesiones y bebían limonada mientras escuchaban el gotear de la fuente sobre el estanque y el canturreo de los pájaros.

Como casi todos los hombres solitarios y sin familia, Leonardo ansiaba inconscientemente encontrar una persona en quien poder confiar. Contemplando a la joven dama que le sonreía con sus suaves ojos castaños, fue recomponiendo en su memoria la imagen de Albiera. Cada sesión creía ver un mayor parecido entre ambas. A veces, casi hubiera dicho que Albiera había resucitado para entrar otra vez en su vida.
Un día se sintió incapaz de seguir guardándose sus pensamientos. Comenzó a hablarle a Lisa de ella de los felices días pasados en la casa de Vinel, cuando jugaban en el patio y salían a pasear con el hermano de ella, Alessandro, que estudiaba para sacerdote.
—Se peinaba con la raya en medio, como vos, y tenía grandes ojos castaños, como los vuestros.
Su voz se llenó de congoja al describirle la breve y fatal agonía de Albiera, a los veinticuatro años.
—Yo también tengo veinticuatro años —dijo Lisa—. Tal vez por esto os la recuerdo.
Ese día una nueva relación se estableció entre ambos. Por efecto de alguna misteriosa alquimia, Lisa pasó a ser la reencarnación de Albiera para el pintor. Y a su vez, fue haciendo renacer al niño de doce años que había sido Leonardo cuando falleció su madrastra. El viejo aventurero tan amargado y receloso, le fue abriendo todos los rincones de su mente y su corazón.
Y entonces.......
Bueno esto es un pequeño extracto de la obra de PIERRE LA MURE, << La vida privada de Monna Lisa>>. Tomado de H y V T 18 F 109
Dedicado a Nine de con tacones y a lo loco.
Espero que te guste.
Y ahora tu premio.

__________________________

¿Quieres tener tu propio vestido de época?, pues dímelo y veremos que se puede hacer, anímate también los hay para chicos.

10 comentarios:

PAKI dijo...

Muy divertido

nine dijo...

jajajajajaja, me he reído un montón, eres la bomba!!!!!!!!! Voy a enseñárselo al santo

María dijo...

Je, je ¡¡qué bueno!! está genial!!
Un besote

Paula R. dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog, ya estoy más animada estos días y blogs como el tuyo ayudan mucho! Qué bonito lo que has hecho esta vez, me ha gustado muchísimo!! Eres genial.
Enhorabuena!
Ah y ahora me paso por "con tacones y a lo loco" que no lo conozco ;)

Un besete

Elena García dijo...

gracias por comprender mi historia y sobre todo por leerme, me convierto en seguidora también de tu blog. un besooo

Cris M. dijo...

me ha encantado vicen!! jo, yo tb quiero una historia así!! artista! ;)

Cris M. dijo...

Lo q pasa con las fotos d mi blog es q excedí el límite de photobucket y me las han deshabilitado temporalmente...
me dijero q volverían a verse el día 19..eso espero!!

Bella dijo...

Fantastic images! I love this...

xxxx

stellawantstodie dijo...

jejeje, jo, te estas haciendo famoso gracias a tu arte!!!

la nueva versión de la gioconda?
está genial!!

stellawantstodie dijo...

jjejjee, gracias vincen...pero tampoco voy a abusar....además hoy es el post de "con tacones y a lo loco"

a frankfurt no he ido por placer, sino por trabajo, sino no iría en esta época, desde luego...

LinkWithin